5 historias de amor mejores que Crepúsculo

No me canso de decirlo: Crepúsulo es malísima; genera retraso mental en quienes disfrutan de esta saga, y además la consideran una “gran historia de amor”, por más absurdo que en realidad sea el amor entre vampiros que brillan en la luz, humanos que quieren ser mordidos, y hasta un hombre lobo. Creo que entre películas, series y hasta caricaturas, hay historias de amor que, incluso siendo de lo más simples o infantiles, son mejores historias que Crepúsculo. ¿Vemos algunas?

1- Ash Ketchum y Pikachu.

¿Y por qué no? El niño Ash, que a estas alturas ya debe tener como 27 años y aún busca convertirse en un maestro Pokémon (lo que sea que eso signifique), siempre puso por encima de todo a su ratón-conejo-eléctrico, que todos conocemos como Pikachu. Nunca lo dejó evolucionar, y tampoco lo encerró en la pokebola. Siempre montado en el lomo. ¿Díganme si eso no es amor? Para mí, una historia infantil, pero indudablemente mejor que Crespúsculo. ¿Un chamito y un ratón? Bueno, es platónico; Crepúsculo es zoofilia.

2- Gunther y Rachel

¿Recuerdan a Gunther de Friends? El pelo blanco super nulo, gerente de la cafetería, y cuyo actor ganó el premio al mejor octavo personaje invitado de la serie en 2004. ¿Ya? Bueno: siempre estuvo enamorado de Rachel, y durante diez temporadas estuvo allí, tal perrito faldero, esperando a ver si le salpicaba algo. La tipa siempre lo rebotó, pero al menos tuvo la esperanza de tener con ella niños de pelo más brillante que el sol. Ese nivel de esperanza no se ve en Crepúsculo, y es por esto que es por mucho una mejor historia de amor.

3- División Celular

Los que entraron a la clase de biología, saben que la división celular es la parte del ciclo celular donde una célula inicial se divide para formar células hijas. Aunque no hay dos partes involucradas, sino que trabaja por sí sola, es gracias a la división celular que es posible el crecimiento de todo ser vivo, y esto lo hace una gran historia de amor, al menos mucho mejor que Crepúsculo.

4- Las novelas de Leonardo Padrón

Son malísimas. Ya todos conocemos la trama: la muchacha pobre, de bajos recursos, que vive en un barrio, y de la cual inexplicablemente (en serio, no hay explicación) se enamora el galán multimillonario que actualmente tiene una novia que está explotadísima de buena, que lo parte como le da la gana, y que también está forrada en billete. La cosa arranca bien entre la pobre y el rico, la “mala” intercede, jode a la otra, luego se descubre la trampa, se unen nuevamente, y felices para siempre. Una porquería, pero sigue siendo mucho mejor que Crepúsculo.

5- La loca del Muelle de San Blas

La tipa tiene que haber estado demasiado enamorada, o haber sido bien estúpida (aunque ambas cosas no son excluyentes). Según la canción, pasaron miles de noches, y nunca se movió de allí. La muchacha parece no haber entendido el concepto de “one night stand” (sexo ocasional), y bueno, el tipo también se pasó de rata. Si al menos le hubiese mandado una carta, “chama, el cuento de que volveré fue para que me la dieras más rápido”, sería sin dudas una mejor historia de amor; claro, esto no hace que sea peor que Crepúsculo. Si lo pensamos bien, de repente el barco del tipo se hundió, y no hubo manera de que ésta se enterara.


Fer
Ingeniero de la República; campeón de las Olimpiadas de Matemática en 1998 y crítico atorrante de las malas costumbres, por Chocozuela.com.

© 2012 Chocozuela.com. Algunos derechos reservados. Políticas de Privacidad
Un blog pluripolar; esribe @marcano desde 2007 y hasta que me revoquen.