Campaña Nacional Antidragones

Desde los Cuarteles Generales de Chocozuela, hacemos un llamado a la población nacional, en lo que hemos denominado la Campaña Nacional Antidragones (CNA), en alusión a la gran preocupación expresada por muchos allegados, quienes aseguran que estamos en presencia de Dragones, a pesar de encontrarnos en pleno sigo XXI, y sabiendo que hasta los momentos, se consideraban únicamente de origen mitológico y puramente fabulosos (no como los de Venevisión, sino de fábula).

En conversaciones de carácter social e informal, pudimos inferir que estos presuntos Dragones, son más de los imaginados y están presentes en todas partes de manera camuflada; es tanto su nivel de avance, que no muestran su verdadero rostro, y al parecer, se ocultan en cuerpos humanos, idénticos a los nuestros (unos más golpeados que otros), para así mezclarse y pasar desapercibidos. Podríamos decir que es algo similar a los extraterrestres en Hombres de Negro. Sin embargo, parece existir una gran debilidad en cualquiera que sea la tecnología que están empleando para copiar nuestro aspecto físico, y es precisamente la característica que los delata. Se trata no menos que del aliento, el cual es completamente reconocible e inconfundible, suprimiendo cualquier duda que pueda existir respecto a la verdadera identidad de la criatura. No obstante, en nuestra minuciosa investigación, descubrimos información de alto valor, la cual explica por qué estamos estancados en este problema: nadie, pero nadie en su sano juicio, ha tenido el atrevimiento de confesarle de frente a un Dragón el conocimiento de su verdadera identidad; esto debido a que al tratarse de criaturas tan peligrosas y desagradables, podrían desaparecer a su víctima en cuestión de segundos y con tan solo abrir la boca. Con esto, hemos llegado a la conclusión de que no se trata de algo nuevo, sino que los Dragones llevan años entre nosotros, y lo peor, siempre hemos sabido que están allí, pero no hemos tenido la audacia para tomar riendas en el asunto. A lo más que hemos llegado, es a comentar acerca de la identidad de alguno a nuestros más allegados, para que así tengan cuidado y precaución al acercarse, procurando tratarlo de lejitos, y evitando intimar a toda costa, no sea que ocurra una mutación genética y demos paso a una nueva raza. Quizás no hemos llegado a tal punto, porque probablemente no hayan suficientes dragones mutantes, o sólo se reproduzcan entre ellos.

A pesar de promover esta campaña, porque realmente sentimos la necesidad de hacerlo, es importante plantear las hipótesis alternativas, y observar la otra cara de la moneda; ponernos del lado de los Dragones. Analizando en crudo, y siendo solidarios, debemos partir por la premisa de que ellos nunca pidieron ser Dragones; tanto así, que quizás muchos ni sepan que lo son; simples víctimas de la selección natural y la aleatoriedad. Insisto: ellos no pidieron ser Dragones, simplemente lo son. Nadie se los dice, por lo que nunca se enteran. ¡Claro! Tampoco podemos ser prejuiciosos y generalizar; seguramente muchos están orgullosos de ser Dragones, y aún sabiendo que nos desagradan, ellos son felices así; y pues, de eso se trata la vida, ¿no? Si disfrutas ser Dragón, aún sabiendo las consecuencias, pues no se te puede quitar ese bizarro placer de las manos (o de la boca).

De todas maneras, y esperamos que así sea, pensamos que hay dragones que quisieran al menos intentar dejar de serlos. Para ellos, y como esencia de esta campaña, traemos los postulados tanto para ser acatados por los Dragones, así como por las personas que quieran ayudarlos en esta transición:

 

Si eres dragón(a):

  1. Quizás nunca dejarás de serlo, pero al menos puedes ocultar la debilidad que te delata. Ten siempre a tu disposición una buena goma de mascar, un buen chicle; preferiblemente los de mayor potencia, como los Trident de Menta, o al menos hasta donde te dé el presupuesto. Procura no botar los reales en los populares Bolibomba, ya que el resultado será más inútil que un artículo de LaPatilla.com.
  2. Usa enjuague bucal. Si eres un Dragón Senior, e incluso con medio litro de Listerine te sigues delatando, prueba mezclar con Anís Cartujo y flambeas directamente en la boca para un mejor resultado.
  3. Utiliza más los ojos. ¿Los ojos? ¡Sí, los ojos! Pues esto te ayudará a confirmar si eres un Dragón o no. Observa tu alrededor, especialmente cuando estás hablando; dicen los estudios más recientes que cuando se está en presencia de un Dragón, y este habla, por alguna extraña y misteriosa razón, las demás personas suelen arrugar la cara, aguantar la respiración, o alejarse unos centímetros (y hasta algunos metros). Esto aparentemente es como el cuerpo reacciona ante el miedo, y si alguien mete miedo, son los Dragones.
  4. Cepíllate después de cada comida. Aparentemente, la comida acumulada en los dientes delata a los Dragones. ¡Sí! Aunque carezca de total sentido y no se encuentre relación alguna.
  5. No tengas miedo. Muchos Dragones se sienten ofendidos al ser juzgados por su condición. Es igual que el asunto de los Afrodescendientes. Si consideras que alguien te confunde con un Dragón, simplemente hazte el examen. ¡Tócate! Ponte la mano en la boca y el resto lo descubrirás tú mismo.

Si eres allegado(a):

  1. No tengas miedo. Aunque no queremos vernos en la obligación y sentimos que no es nuestra responsabilidad, la verdad es que es responsabilidad de todos notificar a un Dragón perdido sobre su condición. Ya será de su elección si es feliz siendo Dragón, o si quiere dejar de serlo. Si tienes la desdicha de enterarte por medio de un traspaso de saliva, nuestras más sinceras condolencias.
  2. Reparte a todo el mundo (chicles). Siempre que detectes la presencia de un Dragón, saca un chicle para ti, y ofrécele uno. De esta manera, no levantarás sospechas y a lo mejor él se de cuenta que la gente lo trata más simpáticamente. Si lo rechaza, sabrás que estás en presencia de un Dragón que sabe perfectamente de su verdadera identidad, ¡huye!
  3. Usa frases grupales. Bueno, ¡a cepillarse todo el mundo! Yo primero, miren que las caries están peor que la porcina. Aquí dejé el Colgate Plax, por si les pica mucho el Listerine.
  4. Déjale notas anónimas. Aunque la persona no sepa que eres tú, trata de ser sutil. Frases como “¿tienes mierda en el estómago?” o “¿te comiste un perro muerto?” no son las más apropiadas.
Y aunque respetamos la decisión y el derecho de cada quien, es importante que hoy más que nunca estemos unidos por una causa en común: una Venezuela sin Dragones.

Fer
Ingeniero de la República; campeón de las Olimpiadas de Matemática en 1998 y crítico atorrante de las malas costumbres, por Chocozuela.com.

  1. Elly Kedward dice:

    :O Rayooooos! Hahahaha es perfecto para un dragón que tengo por compañero. (miedo)

  2. chivetron dice:

    Buenísimo. Estamos rodeados de dragones; diste en la tecla. Pensándolo bien, el gobierno debería de preguntar en el censo “te consideras un dragón”

  3. la flaca dice:

    Aparentemente, la comida acumulada en los dientes delata a los Dragones. ¡Sí! Aunque carezca de total sentido y no se encuentre relación alguna.
    jajajajajajaj ajajajajajajaja jajajaja

  4. da jota dice:

    jajajajjajajja XD ferrrr te la comiste ¬¬ y despues te cepillaste :D jejejeje y pss yo pase fue por descubrir a un dragon por un transpaso de saliva q horrible :'( ahora soy la q regala chicles y halls negros :P jajajajjajajjaja

  5. junior dice:

    jajajajajaja me he dado cuenta entonces de la cantidad de dragones que tenemos al lado nuestro y no lo sabiamos jjajajaja.

  6. albert -sempai dice:

    no jodas, aquí lo que sobra son dragones! de esos que ni cagando se acercan a una gasolinera por que explotan XD. recuerdo que una ves veo una chama, muy bonita y todo, pero cuando me fue a hablar me quede mareado :/
    PD: SEEEEE!!! YA TERMINE DE LEER TODA LA PAGINAAAAAAAAAAAAAA!!!!!

  7. VenezolanoAlienígena dice:

    Chamo cada día más el sitio es una caricatura de sí mismo.
    Imagino que respondes a las “necesidades del mercado”, pero, me gustaría leer algo con más substancia, más desafiante. Algo que no pareciera salido de la sala de redacción de la revista “Teen”.

    ¿Realmente el venezolano (o venezolana) es así?
    ¿Es así -realmente- como tu nos visualizas día a día?

    Yo todavía considero que vivir en Venezuela es como ser “Beatus ille quem vivere in locus amoenus et carpe diem”.

    Saludos y un abrazo.

  8. Jos dice:

    Pendejo esta dejando perder este blog! En serio eres tan retrasado asi?!!! Tus artículos son cada vez mas mierdosos y cada vez publicas menos, tremenda decepción eres joder!! De seguro ahora ni le paras bolas a los comentarios por lo que seguro ni leerás este, menudo subnormal te has vuelto y eso que me caías bien. Las personas no se pueden quedar dormidos en la vida, y tu te has dormido mientras cagabas mierda en este blog, por eso ahora es pura diarrea escrita.!! Te reto a responderme aquí si eres valiente!

© 2012 Chocozuela.com. Algunos derechos reservados. Políticas de Privacidad
Un blog pluripolar; esribe @marcano desde 2007 y hasta que me revoquen.