Las Groupies

Para quien no conoce el término, Wikipedia lo explica muy sencillo y claro: Un(a) groupie es una persona que busca intimidad emocional y sexual con un músico u otra celebridad. Aunque hay groupies hombres, el trofeo en esta área siempre ha sido de las damas. Entonces, una groupie es, básicamente, una mujer que sin importar novio, marido, compromisos, lealtad, tabú, seriedad, religión, dogmas, valores, o cualquier otra cosa por la que supuestamente suele comportarse, presentará cosquillas inexplicables debajo de su ombligo y ovulación descontrolada, en el momento que vea a cualquiera de sus artistas preferidos; es lo que Servando y Florentino llaman “una fan enamorada”. Por ende, intentará llegar al artista, por sobre todas las cosas, para forjar ese recuerdo por el resto de su vida, además de sumar un par de kilómetros. Si estos contaran como millas de viajero, seguro muchas estarían viajando gratis.

Nunca había conocido a una loca de esas, porque si algo tienen, es que suelen ser disimuladas hasta cierto punto. Sin embargo, tal como los maricos se alborotan cuando Lady Gaga saca un video nuevo, ellas lo hacen apenas ven al músico o celebridad, sin tener incluso que entonar una nota; es por esto que Fonsi ha cantado reggaetón en un par de ocasiones, e igual se lo dan sin pensarlo dos veces. Entonces imagínense: si con la música apagada hay locura, con la música encendida, pues bórrenlo; el chorro estará a millón. Tuve la oportunidad de conocer a una que, aunque no me acosó a mi sino a unos amigos músicos, pude presenciar tan bonito espectáculo.

Mientras los panas estaban en la tarima arrancando su presentación, yo disfrutaba desde el área predispuesta para las bandas; a mi lado se encontraba una chica que parecía salida de la revista Hustler: explotada de buena, operada hasta las uñas, cara de mochadora, vestida muy sexy (en realidad muy porno), y la cual se dispuso a abrir su primera cerveza de la noche en ese momento; la ayudé, ya que pretendía abrirla con los dientes (se le salió un poco la clase, pero estando tan chévere, ¿qué importa?). Apartando los instintos carnales (de mi hacia ella), nos la llevamos super bien y hasta cualquiera pudo haber pensado que su manera de vestir era solamente para lucir su bonito cuerpo y nada más; incluso llevaba una cruz en su pecho. Pedí perdón a Dios por haber pensado mal de aquella inocente muchacha.

Pasaban los minutos, y sí noté que nuestra cristiana abría cerveza tras cerveza; está bien, están los famosos evangélicos libres, igual que los autodenominados “fumadores sociales”. Seguimos conversando muy normal, pero sí noté que ella comenzó a entonar las canciones con mayor intensidad y expresando más emoción; ¡pero vamos!, es comprensible la euforia en un concierto a casa llena, y más cuando te sabes la música.

Para el momento en que la banda terminó la última canción, noté que ella, con los ojos cerrados, exhaló con cierto gemido de por medio; seguro practica el Tantra o alguna cosa de esas, porque la sincronización fue perfecta. En lo que la banda subió al área donde nos encontrábamos, los felicitó a todos, y de una se le sentó al lado al guitarrista, abrazándolo y acariciando su maloliente y sudado cabello (no es fácil tocar un par de horas sin transpirar un poquito); por alguna razón me acordé de “esta noche serás mío, guitarrero…”. Ella le decía “tocaron muy bien, me encanta su música” (con sonrisas atrevidas). El guitarrista, quien no le estaba parando mucha bola, trató de quitársela de encima de forma muy amable, pero ella, en vez de retirarse, subió la apuesta y se sacó una teta en frente de todos (ya no era la chica angelical). Lo que a él se le ocurrió en ese momento, fue pichársela al bajista; lo llamó y le hizo un gesto que se podría interpretar como “quítame a esta loca del coño de encima, ayudaaaaa”; al bajista, sólo le vino una inteligente idea a su mente: jugar con el pezón de la chica con la cerveza que tenía en su mano; ella lo encontró divertido, y se echó a reír. Acá comencé a tener la ligera sospecha de que tal vez la chama fuese un poquito bicha.

Luego de haber pedido ser amamantada indirectamente, se calmó un rato y dejó de fastidiar tanto. Mientras compartíamos un buen ron, ella se dedicó a rasparse las curdas restantes. Llegó el momento de irnos al hotel, y nos esperaba una van afuera. Supongo que ella pensó que la van era un carrito por puestos, ya que también se montó, a lo arrecha, y de paso se le sentó al bajista en las piernas, de frente. Él se hacía el loco, pero ella intentaba enamorarlo; especialmente cuando le enseñó, nuevamente, el mismo pezón (¿habría algo malo con el otro? ¿O de allí la frase de “mami, muéstrame una que yo me imagino la otra”?). A pesar de todo, esta vez el pezón logró conseguirle una buena lata; el bajista seguramente pensó que así se quedaría tranquila, pero lo que hizo fue alborotarla más (sí, máaaas). Creo que pretendía violar a nuestro pobre muchacho frente a todos, sin importarle realmente las diez personas presentes, pero nuestro chico simplemente optó por quitársela de encima y decirle que no estaba interesado. Sólo le quedó irse al frente, donde intentó sentarse en el pasillo, pero resbaló una y otra vez. La pea ya hablaba por ella, y aunque sea fallo tenía que agarrar. Se le intentó sentar de ladito en las piernas al guitarrista, pero éste bajó a tiempo el apoya brazos para bloquearla. Sin embargo, este artefacto no fue impedimento para ella, ya que al parecer lo confundió con un dildo y se le sentó encima, de frente, y en falda (no sabemos si había algo más abajo, aunque dicen los rumores que el apoya brazos brillaba cuando ella se levantó). Abrazando al guitarrista, perdiendo un poco el balance, empezó a decirle (ponga acá la voz de alguna amiga alcohólica, para mayor realismo):

¿Sabes? Yo también soy artista (hip); yo te entiendo, la fama, las mujeres seguro te persiguen, la locura de los fans, es todo una locura (hip). Yo también canto, y soy manager, y soy productora, y soy modelo, y trabajo en televisión y en radio (hip), y salgo en revistas, y de verdad entiendo tooooodo todiiiito por lo que tú estás pasando (hip). ¿Qué problema no? Esos fans fastidiosos. ¡Ah! Yo también organizo eventos, traigo bandas, hago de todo pues, yo, yo, sí, todo pues, sí, yo.

El guitarrista: ¡Ah, qué bien vale! Pero no estoy interesado. Los demás, nos dedicamos a cantar en voz alta “te compro esa pea, no voy a regatear el precio dime pronto el valor, te la compro…”

Ella, haciéndose la paisa (o tal vez en verdad no escuchaba nada), de nuevo al guitarrista, y más curda todavía:

No, no, ya va, ya va (señalando con el dedo al aire). Es que túuuuuu me estás mal interpretando; fíjate, YO NO SOY PROSTITUTA, ¿entiendes? YO – NO – SOY – PROS-TI-TU-TA (y de paso le zampa un beso).

Creo que acá todos nos quedamos un poquito sorprendidos. De paso, ella se pone a pedirle disculpas por el beso. Él, con toda la calma, le dijo de nuevo: mira, entiendo lo del beso, son cosas que pasan, no te preocupes, vamos a dejarlo así, no tienes por qué disculparte, pero como te dije y te lo vuelvo a repetir por última vez, NO ESTOY INTERESADO.

Repentinamente, aquella majestuosa pea se había convertido en lágrimas de tragedia; en serio, ¡ni en el funeral de Michael Jackson recuerdo que hayan llorado tanto! Aquello era moco suelto. No le cabía (la idea) que la hayan rechazado a ella; por lo que no se rindió, y cuando todos pensábamos que era imposible cagarla más, le dijo al guitarrista:

¿Sabes algo? Yo amo a tu vocalista, en verdad me encanta y lo amo; pero ojo, no te hagas malas ideas ni me mal interpretes, yo lo amo es por su físico, por más nada.

Por suerte, el vocalista se había ido antes y no estaba en la van. Al ser ignorada de nuevo por el guitarrista, se le sentó al lado al baterista y comenzó a hacerle cariñitos en la mejilla (y también le dijo algo de una baqueta). Éste tampoco le paró bolas y justo en ese momento llegamos al hotel.

Mientras yo cuadraba con el chófer los detalles del siguiente día, los músicos salieron de la camioneta como si Eric Cartman se hubiese tirado un peo. Ella intentó agarrar al que pudiera (me recordó el ciclón del dinero del Kino Táchira), aunque gracias a uno de nuestros técnicos, quien la contuvo por unos segundos, pudieron darse a la fuga. No sé por qué todo esto me recordó a Jersey Shore. Cartera en el piso, pea encima, y un sillón sobre el cual reposaba su hambriento y solitario trasero, no le quedó de otra que sentarse a reflexionar. Aunque lo pensé, decidí pasar directo al ascensor; cuando llegué a mi habitación, se me había olvidado pedir la llave en el lobby. Regresé a buscarla, y vi que nuestra amiga no estaba; lo primero que visualicé, fue a la tipa tumbando las puertas de las habitaciones o activando la alarma contra incendios, por lo que rápidamente le pregunté al recepcionista. ¡Menuda sorpresa! Se la había llevado el chófer.

Epílogo: días después, revisando por internet, conseguimos a la chica en una popular página web de damas de compañía. Esto nos ayudó a confirmar que, efectivamente, ella no era ninguna prostituta, al menos no esa noche, ya que no pretendía cobrar; simplemente fue una respetable y honorable puta.


Fer
Ingeniero de la República; campeón de las Olimpiadas de Matemática en 1998 y crítico atorrante de las malas costumbres, por Chocozuela.com.

  1. Mazinger XZ dice:

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    suerte que solo conociste una yo en los tiempos de servando y forentino (asco) me tuve que calar todo un salon de esas y agradezco a dios que murieron.

    bueno solo espero que si encuentro una así sea en tu caso para calmar un poco el voyerismo xD

  2. la flaca dice:

    UUUUUUUUUUUU QUE LOCA JAJAJA..
    POBRESITA..

  3. Marialee dice:

    jajaaajjaja diooos! no lo supero ajajajajaj

  4. José Martínez dice:

    Joder pero que cuento tan mentiroso, como ya se te acabo la creatividad te pones a inventar cuentos?… Que patético estas ahora muchacho

    • facundo lobos dice:

      Brother ¿cual es el problema?, ¿nunca has visto a una groupie en acción?, me encantaría poder decirte acá que esta publicación de Fher es simplemente alguna adaptación de una de las muchas anécdotas que hemos compartido en ratos de compartir etílico, SIN EMBARGO EN ESTE CASO ES ABSOLUTAMENTE CIERTO LO QUE NARRA CASI PALABRA POR PALABRA, aunque en honor a la verdad ha censurado buena parte del espectáculo que tuvimos que presenciar y vivir, te recomiendo (y hablando en serio sin intención de polemizar), que te documentes un poco sobre las cosas que hacen las y los groupies pero sobretodo que te des cuenta que eso no solo pasa con los músicos que aparecen en portadas grandes de revistas o en cámaras de tv, de hecho hasta una banda de bar puede tenerlos.

      Sin ánimos de ofender brother, simplemente es bueno documentarse un poco.

      (Por cierto, aunque seguramente no te importe mucho ya que pareciera ser algo personal contra el autor del artículo, soy uno de los músicos que invitó a Fher a que nos acompañase y trabajase con nosotros cuando ocurrió la situación que provocó este articulo).

      Saludos

    • Kitty dice:

      La verdad si me parece un poco mentiroso. Y si de verdad todo esto paso que lastima por esta chica, porque ella misma se esta faltanto el respeto, y de verdad que feo hablan los hombres de las mujeres. Me da mucha tristeza que esas cosas pasen. Y no todo es un juego ni un chiste, reflexionen sobre la falta de valores y respeto que hay en esta sociedad. Y no me quiero dar de moralina ni de santa porque no lo soy.

  5. Genesis Lopez dice:

    jajajajjajajjajaja era una granada jajajajjaa XD creo que eso te acordo a jersey shore….. Que triste el valor q una mujer tiene :( eso pasa y muy amenudo es muy natural

  6. JUNIOR dice:

    JEJEJEJE ESTA MUY BUENO TU COMENTARIO. POR DESGRACIA LA CHICA NO ERA UNA CUALQUIERA SOLO QUE SENTIA SOLA Y QUERIA DISTRAERL CUERPO JEJEJEJE. LASTIMA TU COMO QUE TE LA QUERIAS LLEVAR CUANDO LLAMASTE AL RECEPCIONISTA. JEJEJEJE.

  7. Elly Kedward dice:

    waaaaaaaaa esto no es ningún cuento… Son las realidades con las que tiene que lidiar un artista casi a diariooo! :) Yo soy una maldita loca que persigue artistas Y así pero uno sabe hasta cual es el punto que se debe decir: hey! El NO está interesado! Y si se trata de valores Y todas esas idioteces moralistas baaah! No se pasaría tan bueno. Excelente artículo, Fer! :)

  8. José Martínez dice:

    Se imaginan que todos los comentarios que sean como por ejemplo

    “excelente fer me hiciste reír mucho hahahah”

    O

    “hahahahaha igualito a como es en verdad te la comiste”

    Y todo esos comentarios, sean el Fernando este comentandose a si mismo, o diciendole a conocidos que le hagan el favor de comentar así….

    Hahahahahahahahahaha eso si que seria lo peor y lo mas patético del mundo!!!!!!

  9. Profesora dice:

    Cuál es la criticadera ? Deja el chisme ! Puritita envidia! Fíjate! hasta el chófer levanta . . . y tú? jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajajajajaj.

  10. linda dice:

    yo he visto unas cuantas asi jajajajaajaa

© 2012 Chocozuela.com. Algunos derechos reservados. Políticas de Privacidad
Un blog pluripolar; esribe @marcano desde 2007 y hasta que me revoquen.