La odisea playera

Yo nunca he entendido cuál es la fiebre playera de muchos; nadie puede escuchar “carnaval”, “semana santa”, “puente”, o cualquier término similar, ya que automáticamente surge la playita. Algunos que las olas, otros que el sol, y muchos simplemente van, porque los otros también lo hacen. No es que la playa sea mala, al contrario, es una de las mejores formas de entrar en contacto con la naturaleza, además de sacarle provecho a la vista. Amigos de San Cristobal y sus adyacencias, acá la explicación en Wikipedia del término “Playa”.

La vaina es que lo que muchos llaman “turismo y aventura”, realmente significa “ronchas innecesarias”. Siempre he dicho que somos unos masoquistas empedernidos; nos encanta. Lo usual para todos, suele comenzar con una preparación previa, aunque poco eficiente; primero a parir una cava, ya que nadie tiene, a pesar que has visto muchas en casa de todos; luego viene el hielo y la caña, que es la esencia del viaje y de nuestro existir; la carne en el supermercado pa’ la parrilla que nunca falla, unos Doritos, un De Todito;vamonóo, y dale puee. En lo que a estadía respecta, podemos encontrar tres casos:

Primero encontramos a esa tribu hippie, que intenta demostrar maldad, ya que esto los hace sentir cool; esos que dicen “yo no le paro bolas a nada, si es de irme un mes y tengo que vivir de la pesca, me voy”; esos que piensan que no hay lugar en la tierra como Cuyagua, donde según ellos, el universo concentra sus energías más místicas y las proyecta hacia este lugar; esos que siempre están en sincronía con las olas (pero que igual viven y son mantenidos por sus padres), y que por supuesto, demuestran de lo que están hechos, quedándose en carpas, no por una sino por varias noches (usualmente por la cantidad que les den permiso); lo único que necesitan es su tabla, tal vez unas latas de atún y diablito, y algunos puede que un yesquero; ésta es la gente que pasa días bañándose sólo con agua del mar, o en su defecto, la de algún río cercano, pero que igual los deja empatucados. Sin embargo, muchos suelen estar acostumbrados a no bañarse, así se encuentren en la ciudad, por lo que no es mucha la diferencia, e incluso, puede que agarren una buena sazón (habría que preguntarle sobretodo a las parejas).

El otro caso práctico, y que más suele avistarse, es cuando te quedas en una casa o apartamento. Conceptualmente, es la mejor propuesta cuando de playa se trata, pero basta con llegar al lugar en cuestión, para descubrir que siempre hay deficiencias. Primero, no es que huelan mal, sino que huelen “diferente”. Tal vez sea el mismo mar, junto a la madera húmeda, desgastada con los años, y los cadáveres que fueron enterrados en el patio trasero en algún momento del pasado. Lo anterior es totalmente tolerable, ya que al ratico, y con un poco de ayuda espirituosa (no espiritual), se nos olvida el asunto. Lo que no es tolerable, es que siempre hay un solo baño, para las veinte personas que se quedarán; si alguna casa tiene tres, entonces dos no servirán. A la hora de llegar al mar, siempre es el peo con la mesa, las sillas, la sombrilla, que el alquiler, que dejaron los panes en el carro (la cava nunca se queda), que la toalla, que esto, que aquello. Siempre he tenido la sospecha que lo anterior, tiene un poquito que ver con que nos encanta llamar la atención.

El día playero siempre transciende igualito; es más repetitivo que el DJ de Galenos Club en Maracay. Pasan los carajos vendiendo levanta muerto, rompe colchón, siete potencias, toda vaina rara; también las conservas de coco, los hippies de las pulseras, los lentes, los tatuajes con la cara de Chávez, las cachapas, el heladero que aunque ofrece un EFE, te lo vende a precio Häagen-Dazs, y claro, nunca falla el tipo de las ostras; ese que cual Copperfield en escena, te despacha lo que según él, fueron dos docenas, pero que nunca cuadra con las catorce que tú contaste; igual él realiza el escrutinio de las conchitas, y por obra y gracia están las veinticuatro (nunca he descubierto el truco).

Una vez que los Vende-Tutti desaparecen, los hombres pasamos a lo que solía ser, al menos hasta hace un tiempito, la parte más enriquecedora de la visita playera; esa en la que ponemos a trabajar nuestra vista, ya sea detrás de unos lentes de sol o sin filtro alguno, y en la que hoy en día, se debe tener mucho cuidado, ya que pueden haber daños irreversibles. Recuerdo que cuando los hilos dentales llegaron al país, todavía existía un control de calidad implícito y un código ético; solamente lo utilizaban las chicas que Dios, en su infinita omnipotencia, las dotó con las nalgas necesarias para asumir esta responsabilidad. Siento que actualmente, se perdió la poca moral que quedaba; es una falta de respeto sin escrúpulos para nosotros los hombres, el que cualquier mujer se sienta en el derecho de colocarse una de estas prestigiosas y exclusivas prendas; ¡esta vaina no puede ser así! Muchos, entre los que me incluyo, nos hemos llevado los peores sustos y chascos con escenas de terror en un ambiente playero que se supone, debe ser familiar, apto para todo público; por favor, si conocen a este grupo que está causando estragos, pídanles que recapaciten, que piensen en el mal que están ocasionando a la sociedad, y el poco beneficio que obtienen por ello. Por el lado femenino, ellas realmente no se ven afectadas, ya que si bien es cierto que hay mucha homosexualidad, igual disfrutan de bucearse sin novedad al que esté en forma; los viejos arrugados o adultos contemporáneos con su respectivo mondongo, no suelen colocarse hilos, por lo que no han tenido que pasar por ese malestar que nosotros sí hemos atravesado temerosamente. Señor, por favor, que nunca llegue la moda topless al país; el beneficio sería grande pero el precio sería mayor.

Lo último que queda es meterse al mar; lo usual es gente arrastrada por las olas, el poco e’ carajitos haciendo de las suyas cerca de la orilla, y por supuesto, los viejos en círculo con el trago de Whisky en la mano, el cual parece nunca acabarse y cada vez va tomando un sabor más salado; esto parece no importarles. Otra situación interesante, que he tenido que presenciar más de una vez, son las parejas que se van lo más al fondo posible, casi llegando a los tiburones, con la audaz intención de innovar en campos que nadie se ha atrevido antes (sarcasmo), y tomar la aventura extrema y riesgosa de experimentar el coito bajo el agua. Suelen comenzar con mucho apechugamiento, haciendo de cuenta que nadie los ve y que no les importa nada, para luego proceder al acto inminente; se suele saber que terminaron cuando cada uno agarra por su lado por un buen rato. Les recomiendo no estar cerca de la escena, y mucho menos de frente ya que el mar arrastra todo hacia la orilla; de todas maneras, supongo que no hay que preocuparse ni asquearse, total, dicen que la sal mata todo (de ser así, sería un gran anticonceptivo). Si se da el caso que esa pareja anda con tu mismo grupo, es una ladilla infernal a la hora de dormir; los cuartos de estas casa o apartamentos, suelen tener en su mayoría camas con literas; el problema no es lo que ellos decidan hacer, sino que las literas suenan mucho y no dejan dormir en paz a las otras seis personas presentes. La ventaja de algunas casas, es que tienen aires acondicionados que hacen mucho ruido, por lo que el terremoto es menos audible.

No quiero caer en psicoanálisis, pero debemos estar claros en algo: la razón de mayor peso, por la que los hombres van a la playa, es para bucearse a todo lo que observen por encima de la media (del promedio, no del calcetín); la razón por la que las mujeres van a la playa, es por su necesidad biológica de exhibirse. Si lo anterior no fuese cierto, todos preferirían beber en sus casas, o ir a una piscina cercana (aunque digan que el sol “no es el mismo”); tampoco desplazarían trayectos tan largos de manera innecesaria, a ensuciar el carro, llenarse hasta el fundillo de arena, y mucho menos pasar tanta roncha. Punto.

Hablando de ronchas, no está de más mencionar que nunca hay tenedores (mucho dinero que se puede invertir mejor en birras), siempre hay un solo cuchillo, hay que comer directo en la tabla porque no hay platos, y nadie se cepilla los dientes. Si el espacio está complicado, salen jodidos los hombres, a quienes les toca, en el mejor de los casos, un sofá con los resortes malos, y a otros el piso. Ni se molesten en agua caliente para el momento que les toque bañarse (si es que deciden hacerlo).

El último caso, es la popular “ida y vuelta”, que si bien suele ser una ladilla para algunos, puede resultar beneficioso para quienes viven a una o dos horas de la playa. Acá el proceso es prácticamente igual, suprimiendo el tener que pasar la noche.

¿Y ustedes, alguna experiencia playera?


Fer
Ingeniero de la República; campeón de las Olimpiadas de Matemática en 1998 y crítico atorrante de las malas costumbres, por Chocozuela.com.

  1. AnDrE Ro dice:

    La verdad yo nunca he entendido el cuento con la playa… A mi particularmente: me fastidia, me da asco andar empegostada y aparte de eso me da alergia cada vez q voy… Como sea, creo q mi última experiencia playera fue hace como 5 años y aunque no la pasé “tan mal” no tengo pensado repetirla en los siguientes 5 años al menos….

  2. sofia dice:

    lo q mas me gusto de esto fue la foto de Fernando Marcano Huy papasitoo =$

  3. MGabrielaYariC dice:

    Bueno, yo vivo a una hora de la playa y las idas no son tan complicadas, sólo se necesita panes rellenos (en su defecto pasta), caña, carro y ya… No es tanto protocolo…

    Ahora, cuando hay que quedarse ya es otra historia, ahí si son más difíciles las cosas, sobretodo si es temporada alta…

  4. Danitas88 dice:

    Yo creo que lo peor de la ida a la playa ES LA PODRIDA ARENAAAA!!! se mete en tooooodaaas partes no lo soporto.!! es horriiiblleeee, fuera de eso uno aguanta hasta los baños públicos sucios, la cola para el chorrito de la ducha, la cola para salir de la playa, que no haya donde cambiarse, los viejos buzos, los tracaleros que la silla y la mesa te la alquilan a precio de alquiler, al borracho impertinente que esta al lado (o en tu grupo), la pelea en el carro de regreso de la parejita (o en la casa) y para completar la quemada horrenda que queda después… jajajaja la playa es buena pero la arena, ES HORRIBLEEE!!!

  5. Emma Daniela dice:

    A mi la verdad no me gustan mucho las playas, vivo en Valencia… y para ir la playa hay que llenarse de demasiada paciencia… no solo la mega cola para llegar a la playa que sea de tu preferencia… sino peor aún el regreso (siempre que voy es ida por vuelta) aparte de las interminables colas… el fastidio de andar todo pegajoso y el montón de arena.

    Siempre están los viejos súper babosos que no te quitan la mirada ni un segundo….

    La última vez que fui a una playa cercana fue hace como 4 años, Y margarita en Diciembre que lamentablemente no está exenta de “La odisea playera”

    Muy buen artículo Fer!!!

  6. Chamo a menos q haya un apto o una casa decente y q sea de un/a amig@ por lo q no hay q pagar nada y de ese modo se pueda costear el viaje siendo la menor cantidad de gnt y asi no pasar la noche tan incomodos; de no cumplirse estos requisitos la mejor propuesta es un “ida y vuelta” (yo llego a la playa en 30, 40 min dependiendo quien maneje) excepto q 1) uno vaya cuadrao, la cosa sea seguro y nadie te vaya a joder, 2) q la relacion hombres – mujeres sea al menos 1 a 3 y con posibilidades de “pasarla bien” o 3) q tengas un pana con plata q te esta invitando y lo q vas a pagar es nada o poco y basandonos en la sabiduria popular “a caballo regalo no se le mira colmillo”….

  7. GabyGaby dice:

    definitivamente no se te escapa nada Fer! u know u r the best =)

  8. emma dice:

    Jajajajajajaja pense que era la unica que la playa le daba realmente igual

  9. CuervoBlanco dice:

    Experiencia playera? Llegar a la casa de la playa y ver que lso ladrones coñoemadres se robaron los motores de las neveras de la casa, o que se robaron el medidor, y pasas dos días llamando obreros y resolviendo peos…

    Sin mencionar lo agradable que estés en la casa de la playa sin luz, de noche, jugando dominó con velas y tengas que salir corriendo a agarrar una escopeta de “por-si-acaso” porque hay algo humano que no es del grupo moviendose en el terreno.

  10. Adriana dice:

    Una experiencia playera? Bueno hace poco fui a la playa con unos amigos y lo único que llevamos fue una peque;a cava de anime y cada quien con su respectivo bolso con sus pertenencias. Bueno yo vivo en Maracay y como no teníamos carro nos fuimos en taxi hasta ocumare, el caso es que se hicieron las 5 y media de la tarde y no teníamos como regresarnos. Jajajaj toda una odisea porque no sabíamos que hacer así que decidimos agarrar un lindo autobús ( que por cierto no tenia puerta ) hasta el pueblo y de ahí agarrar otro hasta Maracay. Toda una aventura. jajajaja lo mejor para irse a la playa es no llevarse nada, con una cava, refrescos y un doritos, pepitos o lo que sea están más que resueltos es mejor que llevarse miles de cosas y pasar por eso. :3

  11. Pao dice:

    xD pasas roncha dependiendo de muchas cosas, sin embargo, en algún momento nos toca… creo, buen post :D

  12. Yesni :) dice:

    Uff! Cierto todo! Odio la playa grr :@.. No encuentro interesante el exponerse al sol cual pollo en brasa, ademas de la fastidiosa arena que se mezcla con el protector, bronceador, etc. Odio aun más el ¡Ida y vuelta! Detesto regresar a mi casa quemada y en el peor de los casos, con el traje de baños puesto-.-‘ porque sino, toca aguantarse la cola de regreso grrr :@! Me encantó este post ;)

  13. dedde345 dice:

    AMOOOOOOOOOO IR A LA PLAYA FUERA DE TEMP. Y FUERA DE PUENTES..! SE LO Q ME TENGO Q PONER Y QUEDA BIEN… PERO SINCERAMENTE HAY MUJERES Q SE PASAN JAJAJA.. DEMASIIADOO BUENO TU ARTÍCULO CADA DIA ME GUSTAN MAAAAS….

  14. Wilderlon dice:

    Jajaja chamo que cómico hoy casualmente fuí a la playa y había una parejita haciendo cochinaditas en pleno público, lo mas triste de todo es que no les da pena nada, deberían irse a un hotel. En Pto Cabello deben haber bastantes xD

  15. gochis87 dice:

    epa respete yo soy d SAN CRISTOBAL y c muy bn q es una playa

  16. yeraldin Camacho dice:

    yo solia ser asi cuando vivia en SC hace unos pocos anos..despues me vino a los miamis e igual la playa quedaba a 1 hora en carro por autopista e igual no iba por el chusmerio cubano..despues me mude a otra ciudad al norte de los miamis a 5 minutos de la playa y alli si podia ir todas las veces que queria pero igual que todo, matas la fiebre y en 6 meses se te quitan las ganas, solo vas forzado cuando tu familia de venezuela viene de visita cada vez mas frequente.Esto aunado al hecho que no se puede manejar bebiendo o bebida, y si te agarran manejando rascada es delito de proporciones mayores(DUI). NUnca es lo mismo despues que sales de tu pais. Extrano igual esos paseos a la playa que haciamos en venezuela 1-2 veces por ano.

  17. @Ela_g219 dice:

    Jajajaja! Nada vale! A mí sí me encanta la playa con toda esa odisea!! Siempre que voy la paso mega rico y llego con el colorcito más destacado que me encanta!

  18. Pauline dice:

    fer por mi parte te cuento vivo en puerto la cruz donde verdaderamente la vida es apariencia y mas nada…jeje x lo menos en la zona lecheria..amo ir a la playa, pero aki es mas tradicional ir en otros medios y no precisamente a una orillita, se va en yate, lanchas , dingis(no se como se escribe) y motos acuaticas.. aki se acostumbra a ir a una isla llamada el faro donde solo vas a presumir las camisas columbia, tus gorritas bass pro y tus lentes d sol de marca.. te cansas de ver mujeres explotadisimas de silicon y hombres metrosexuales con apariencia de tener billete..claro ya sabemos q de 6 hombres x yate solo uno es el due#o y si acaso no es d los papas..aki acostumbramos a rumbear y beber ca#a peor q en una disco es mas peor que en la casa d tu mejor amigo..normalmente no vas a tomar sol, te vas tipo 3 o 4 d la tarde a hechar pinta y labia.. y a preparar parrilla si estas en un buen yate o comer en exceso doritos si estas en lancha…la ida y vuelta termina entre las 10 de la noche a 2 de la madrugada de acuerdo a lo que el cuerpo aguante en ca#a, en este sitio no sufriras x la arena fastidiosa xq nadie llega a la orilla, como les dije nadie sufre d insolacion y el calor no ataca debido al visaje de sus camisas columbia q les produce un frescor en el caso d los hombre y el de las mujeres x falta e ropa debido a sus diminutos trajes…aki no sufriras x ver horrorosidades en trajes chikito y asquerosos, aki te sentiras en un paraiso… claro pero como ya no existe eso en nuestra linda vida y nada es perfeccto y como una droga viciosa cuando vas x primera vez invitado x un pana kieres volver y volver y volver.. aki ya no importa el dia, si es puente o tempordada cualkier dia esta bien,…alli es donde empieza la pesadilla de muchos y muchas la peor roncha del paseo es lograr incluirse en el paseo!!!! empiezan a cazar a sus conocidos con lancha en las diferentes discotesca, acosando face he inclusive haciendo visitas hipocritas..con ansias insinuan y se autoinvitan, en caso de sentir que pueden llegar a estar incluidos son los primeros en despertar sin importar q allan rumbeado y bebido sin control acaban el pobre blackberry(xq si no tienes no eres nadieeeee) a punta de pin preguntando cada detalle y la hora de salida rogando el poder montarse a esa tan ansiada lanchaa o yate…esa si se considera una odiea aki todo por estar en aquel paraiso de perdicion..

  19. Francys dice:

    “Amigos de San Cristobal y sus adyacencias, acá la explicación en Wikipedia del término “Playa”.”??

    Vas a terminar enamorado de una chama de San Cristóbal, por andar de comico!

    Por cierto .. Buena publicacion =)

  20. mecagoen10 dice:

    nah tipo que va ir pa la playa es lo mejor q hay , y quedandose en apartaco mejor todavia

  21. karoliina dice:

    jajajaja yo soy una d las que el sr Dios beneficio con una buena parte d atras…. por lo tanto soy de las q usa los hilos q a todos los gusta mirar jajajaja es cierto lo d las rochas pero eh ahii la escensia del viaje… ademas ya despues d unos tragos… ya no son rochas ya son xs… =D…. quiien inviite x ahii a la playiita.. aka yo ando activa con amiigas modelitos XD

  22. karoliina dice:

    cuando quiieras… jijiji mis amigas modelitos tamos activas!! como nos comunicamos??

  23. Belc3butt dice:

    Verga pana genial!!!! Ya no me siento sólo en el mundo…. Pero eso es parte de la esclavitud moderna, hasta las vacaciones nos las programa el sistema :S

    Te recomiendo ese documental, puedes verlo por youtube, se llama “De la esclavitud moderna” o “De la servidumbre moderna”… Estoy seguro que lo vas a disfrutar y asimilar.

    Excelente tu web por cierto; son las 2a.m. y aquí estoy k-gado de la risa leyendo tus posts.

  24. Hagen dice:

    La playa es la diversión/salida más barata que existe. Es como el anís (por cierto Arcanix: ya casi eres ingeniero y no has gastado ni unas tristes líneas en el divertido mundo de las bebidas estudiantiles, esas que uno bebe cuando no tiene trabajo ni beca que lo comprenda a uno).

    Haces un pote grupal (donde todos son pela bolas).. así creas la ilusión de grupo unido.. y sales a cualquier playa (así vives la ilusión que paseaste durante los feriados, aunque regreses a las mismas miserables playas año tras año).

    Felizmente, dios bendiga la demencia -temporal- festiva venezolana. Gracias a ella.. Caracas -casí- parece una ciudad durante el ciclo demencial de turno.

    P.S: Hice un post para demostrar que sigo leyendo tu blog (no creo que te importe pero bueno, sigo siendo un lector fiel).

  25. Marii dice:

    Yo voy porque me gusta nadar, comer conservas de coco (nunca, ninguna, será como las de la playa) y porque las noches allá, con brisa y el sonido del mar de fondo, son geniales… *.*
    Pero tampoco entiendo el afán de ir en fechas feriadas u_u aquel exceso de gente… ¡NOOOO! D:

  26. Mariita dice:

    Cuyaguaa siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

© 2012 Chocozuela.com. Algunos derechos reservados. Políticas de Privacidad
Un blog pluripolar; esribe @marcano desde 2007 y hasta que me revoquen.