Choco-Guías™: ¿Cómo Regatear?

Hablando últimamente de arte, hoy me dispongo a hablar del que tal vez sea el arte mejor desarrollado en el Venezolano: El Regateo (no tiene que ver con Reggaeton). Una palabra que, a pesar de nunca mencionarla como tal, la utilizamos mucho para todo tipo de transacciones, negocios y acuerdos. Es indispensable y es algo de carácter muy sicológico. Se debe saber hacer para lograr aplicarlo de la manera más óptima, obteniendo así los mejores resultados posibles, ya que implica un choque de experiencias entre las dos componentes que interactuan en tal acto: El Regateador y El Regateado. El más fuerte siempre gana, o mejor dicho, el más resistente, el más experimentado.

Es importante tener en cuenta que éste manual básico de nivel principiante no pretende formar regateadores profesionales, sino instruir las bases fundamentales del regateo.

Para comenzar a comprender en qué consiste tal destreza, quisiera citar una frase de mi propia autoría, la cual considero el principio básico número 1 a tomar en cuenta: “Un regateador no se hace, nace, no obstante, se pueden llegar a formar regateadores con tal nivel, que parecerá que tienen talento de fábrica. Continuando, es importante definir las dos constantes que nos acompañarán durante el proceso: ¿Qué? y ¿Cómo?. Si no tenemos tales puntos definidos, el regateo será fallido.

¿Qué Regatear?: Todo lo que esté dentro de lo posible (y hasta dentro de lo imposible, pero eso ya es Libro 2), desde llevar algo muy barato a que te lo regalen, hasta lo más costoso a algo no tan costoso. Importante: Regatear no es solamente adaptar el costo a tu bolsillo, sino pagar y que de paso te quede vuelto (Para luego volver a regatear).

¿Cómo Regatear?:

  1. Negación despectiva ante el precio inicial: “¡¿Qué?!, ¿120mil?, tú lo que estás es loco…” No importa qué tan barato sea, siempre debes fingir impresión, sentirte ofendido, buscando intimidar al regateado en cuestión.
  2. Primera negociación: (El primer regateo indirecto): “Já! Yo no pago 120mil por ésto, si acaso 100mil, y pensándolo“. Atención a la expresión del vendedor, de allí depende la siguiente fase: Si se impresiona, podemos obtenerlo por los 100 mencionados, pero si se intimida (o simplemente se queda callado), podemos obtener mucho más.
  3. Socialización: Hay que “hacerse pana” del regateado, él sabe la razón por la que estás allí, así que hay que confundirlo, amansarlo, que te vea como un amigo, por ende, debes observar. Supongamos que tiene una camisa del Magallanes, y tú, a pesar de ser de los Leones, debes tener autocontrol y mentir: “Que cosa con el equipo ¿no? (señalando su camisa), pero tranquilo que éste año somos campeones“.
  4. Segunda negociación: Luego de aplicar el paso 3 las veces necesarias, es el momento decisivo, donde se debe lanzar un precio exageradamente bajo, a fin de buscar un equilibro (no es el precio que buscamos, sino uno por debajo del que se puede lograr), incluso se podría correr con suerte: “¿Entonces mi pana?, ¿en 80 la camisita? -> “No brother, de pana que lo mínimo así que te la puedo dejar es en… en 100″ (¡mentira!, re-negocia y cierra el trato) -> “¿Te vas a poner con esa? tú sabes que yo soy un cliente fijo (falso), y bueno yo te voy a recomendar a otros panas (más falso todavía), e incluso voy a comprar más aquí (aun más falso), 90 entonces ¿Va?.

Como dicen algunos: “El resto es historia“. Cabe destacar que la situación siempre tenderá a variar, los pasos ejemplificados anteriormente son totalmente ficticios, planteados con la finalidad de dar a conocer la lógica de procedimientos comúnmente utilizada para el desenvolvimiento de los métodos. (Ni yo entendí eso). Los invito cordialmente a que salgan a la calle y regateen, no deben tener miedo, sino más bien crearlo. Es un juego sicológico que trae grandes beneficios. Los años traerán consigo la experiencia,  y llegará el momento en que sean ustedes quienes le pasen el manual a un nuevo aprendiz. Que el regateo esté con ustedes (y con su espíritu).

Pronto la guía: “Cómo frenar en seco a un regateador”.


Fer
Ingeniero de la República; campeón de las Olimpiadas de Matemática en 1998 y crítico atorrante de las malas costumbres, por Chocozuela.com.

  1. el mariareño dice:

    nojodaa yo soy un expertoo pa esa vaina.. y mas cuand es diciembre pa los estrenos.. coño los pantalones un simonsitoo coño hay q buscar la manera de q por lo menos te den 2 por 180.. jaja la vaina ta arrecha hay q ahorrarr

  2. juan diego dice:

    jajaa bueeno yo no es que regatee mucho pero siempre hay que intentar bajarle el precio a la vaina. luego lo dejas con la etiqueta o con la caja y JUAS! lo vendes mas caro que el anterior y lisssstooo papa!! te hiciste la caña del fin ;)!

  3. Indemix!! dice:

    jajajajaja el los buhonero es la mas facil para regatear, o los tipos de los emaforos jaja

  4. tcalo dice:

    jajajajaja está buenisima esta guia, yo soy malisima pal’ regateo, pondré en practica estos consejos a ver si me rebajan un poquito :D

© 2012 Chocozuela.com. Algunos derechos reservados. Políticas de Privacidad
Un blog pluripolar; esribe @marcano desde 2007 y hasta que me revoquen.